miércoles, 16 de febrero de 2011

EL ROMBO FILOSÓFICO

Dentro de las lecturas a revisar para la Clase I de Teoría y Praxis de la Gerencia destaca la relacionada con los Fundamentos del Pensamiento y Prácticas Administrativas.  Allí se desarrolla el tema del Rombo Filosófico, propuesto por la Profesora Renée Bédard en 1996. 
Según Bédard, el Rombo Filosófico comprende cuatro dimensiones filosóficas: la praxeología, la epistemología, la axiología y ontología.
La praxeología presenta una parte visible y sensible que puede ser percibida por la vista y el resto de los sentidos. Estudia las prácticas y conductas de las personas. Las palabras que la describen son creación, actuar-conducir, crear-producir-fabricar materiales, herramientas, obras, resultados y habilidades.
La epistemología es el lugar donde un problema es proyectado, circunscrito, efectuado. Soporta toda la teoría del conocimiento. Estudia el conocimiento en general y las ciencias como modalidad y como tipo particular de conocimiento. Su fin es buscar la VERDAD, aunque en este momento los términos utilizados son la VALIDEZ y FIABILIDAD. Los términos que incluye son validación, proceso crítico, procedimiento de validación, metodología y teoría del conocimiento.
La axiología cubre el campo de los valores individuales y colectivos, es decir, los valores morales y culturales así como el principio que determina las costumbres. Comprende la ética y la moral. El valor determina lo que es valedero o sea aceptable, admisible, bien fundado, digno de ser creído y ejecutado. Los descriptores de este término son legitimación, valores personales, sociales y culturales.
La ontología nos lleva al conocimiento del ser y trata los fundamentos conceptuales de la realidad. Incluye los paradigmas fundadores que comprenden no sólo el marco teórico reconocido sino también el conjunto de disposiciones adquiridas por los miembros de una comunidad como las leyes, los procedimientos, los modelos y los ejemplos, procedimientos y esquemas.
Las cuatro dimensiones no están separadas sino son parte de una misma realidad. Están en interacción de una manera armoniosa. Son complementarias y están interrelacionadas. La ontología funda y condiciona las otras tres. Están íntimamente articuladas y son convergentes, cada una condicionada por la presencia de las otras.

Bibliografía:
Castillón, S. (2008) en su artículo Administración y Sabidurías. Esbozando algunos Nexos, Universidad EAFIT, N° 149, Colombia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada