sábado, 26 de marzo de 2011

EL LIDERAZGO EN LAS ORGANIZACIONES

El éxito de las organizaciones depende del líder, el cual debe contar con un conocimiento, una experiencia y una voluntad de llevar a buen puerto a la empresa. El líder conduce a otros, en un proceso, que permite alcanzar un determinado objetivo, meta o propósito, y crea un ambiente donde todos los miembros de la organización se sienten identificados con los lineamientos estratégicos.
En este artículo se busca describir como el liderazgo de las organizaciones ha ido cambiando de acuerdo a los enfoques modernista, postmodernista y transmodernista. Los gerentes han pasado de ser líderes racionales y transaccionales a ser líderes emocionales y transformacionales. Para entender estos cambios es necesario revisar los estilos de liderazgo enmarcados en cada uno de los tres enfoques.
LOS PARADIGMAS
Para comprender las transformaciones de la gestión gerencial, es importante mencionar el papel de los paradigmas, los cuales han afectado la teoría y la praxis, generando distintos tipos de estructuras, el manejo del poder y de la autoridad, la organización de los procesos operativos, la comunicación integral y la implementación de las estrategias.
Según Kuhn, el paradigma es el que coordina y dirige la resolución de los problemas y su planteamiento. Deben estar sujetos a cambios y cuando un paradigma cambia, somos nosotros los que cambiamos.
De allí, que los paradigmas al igual que las personas y las organizaciones surgen, crecen, llegan a su madurez y luego decrecen dando paso a nuevas formas de pensamiento. Cuando el paradigma llega a su plenitud y aparecen nuevos patrones de pensamiento, se produce una lucha entre el paradigma vigente en el momento y el paradigma emergente. Es un período de transición donde se crea un caos, una confusión y una incertidumbre.
Dentro de los paradigmas, las teorías del liderazgo han presentado diversos enfoques sobre el rol del rol del gerente y las herramientas utilizadas para la toma de decisiones que conlleven al logro de los objetivos corporativos. 
En el campo administrativo han surgido y desaparecido muchas teorías que  han generado estilos de dirección estratégica en las empresas. En principio, éstos se sostenían en la creencia de que las economías, los mercados y los clientes se comportaban de manera lógica y predecible alejándose de la realidad; las empresas se quedaron en la rigidez de los planes, convirtiéndose éstos en recetas para producir desastres empresariales.
En este momento, las teorías indican que los gerentes están llamados a cambiar su pensamiento disyuntor, divisor y especializado, caracterizado por la simplificación y el análisis causa-efecto por un pensamiento complejo que dé respuestas a los cambios y que vea la realidad como un todo donde cualquier factor puede afectar el comportamiento y evolución de la organización. Es así como la Teoría del Caos se presenta como una nueva perspectiva para la explicación de ambientes dinámicos y turbulentos, alejándose de la visión mecanicista en los modelos mentales de los gerentes para administrar las organizaciones.
EL LIDERAZGO
Cada cultura y cada sociedad tienen un modo de pensar y conocer que define su racionalidad. Este es el camino por donde circula todo el proceso, dando lugar a los paradigmas, los cuales no son permanentes y cuando empiezan a cambiar generan cuestionamientos a los supuestos básicos, generando desconfianza en la racionalidad imperante. La cultura determina el perfil del líder requerido por cada organización o sociedad.
Liderazgo en el Modernismo
La Modernidad, de acuerdo a Rodríguez, R. (2004), es el período de la economía industrial, del predominio de la jerarquía en las organizaciones, de los avances tecnológicos y científicos, de la expansión de los mercados, etc. Los principios que rigen esta etapa tienden a la cohesión, la unidad, la afirmación, a un pensamiento fuerte. El sujeto moderno actuante incide en los acontecimientos por su implicación física en ellos. La razón era la protagonista fundamental del modernismo. La verdad lógica era la base para una teoría racional del mundo compuesto por cosas y seres cognoscibles y controlables.
En el enfoque modernista, de acuerdo a De la Garza y Otros (2008) se considera a la razón como única e invariable, se magnifica la racionalidad individual, la capacidad de observación y la deliberación racional. El estudio sobre liderazgo se inicia con la Teoría de los Rasgos cuya finalidad era identificar en los líderes las características de personalidad dominantes.


Luego se comenzó a considerar el tema de las contingencias que generaban la necesidad de un nuevo liderazgo. Bajo este enfoque, el líder ideal era aquel capaz de adecuar su estilo a las demandas de la situación, determinadas por las tecnologías, la innovación, la cultura y la madurez de los subordinados. Se pensaba que el poder del pensamiento  racional capacitaba a los hombres y por lo tanto ayudaba al líder a perfeccionarse.
Durante la era modernista se le dio mucha importancia a la observación. Se presumía que existía una realidad organizacional concreta, un mundo objetivo que requería estudios empíricos. Se enfatizaba la necesidad de la organización para obtener información sistemática, hecho o datos para la toma de decisiones. Aquí se privilegia la voz del líder quien observa y suministra información confiable.  Esto dio como resultado el surgimiento de la Teoría del Liderazgo centrado en los Resultados. El líder era el portador de la verdad. El discurso racional debía cumplir reglas existentes en la tradición cultural, surgiendo jerarquías de acuerdo al nivel educativo y el nivel cultural.
De acuerdo a Light y Otros (1991), el liderazgo adopta un enfoque transaccional por la interacción del líder con sus seguidores, mejor conocido como el Liderazgo Carismático. El liderazgo convivió con la ilusión de poseer la verdad y construyó un mundo de racionalidad independiente e indiferente a la realidad humana.

Liderazgo en el Postmodernismo
La crisis postmoderna atenta contra la posibilidad, la legitimidad y la verdad objetiva. La economía es postindustrial, surgen los medios masivos, la multicultura, la anarquía, la cultura de masas. Los principios básicos son la disgregación, la negación, el pensamiento débil. Aparecen: (1) la destemporalización o rechazo del concepto del tiempo continuo; (2) la descentralización o pérdida de un centro único que da sentido a las partes; (3) la desindividualización por la integración de los individuos a conceptos abstractos como minorías, mercados, clases, etc.; (4) la desmasificación; (5) la desterritorialización y, (6) la acumulación y reciclaje de materias primas, del trabajo, de la información, etc.
El surgimiento de la globalización y de las comunicaciones condujo a una ruptura del paradigma moderno para dar paso a la postmodernidad. En este paso se produce un cambio en la concepción de los medios de producción, especialmente, el capital como principal recurso hacia el poder de conocimiento y la importancia de la información y de los recursos humanos para lograr la competitividad.
Se pasó de las organizaciones jerárquicas o piramidales donde el poder estaba centralizado en la parte superior a organizaciones con estructuras planas, en red o de tipo circular, del trabajo individual al trabajo en equipo, del liderazgo de una sola persona al trabajo compartido, definido por Senge y otros (2000) como el liderazgo de la comunidad. Asimismo, indica Senge que el líder es una persona que desempeña papeles críticos para generar y mantener la tensión creativa dentro de la organización, independiente del nivel ocupado e identifica tres tipos de líderes: 1) Líderes Locales de Línea o personas con la responsabilidad para generar resultados; (2) Líderes de Intercomunicación o creadores de comunidad y (3) Líderes Ejecutivos o personas con visión estratégica, responsables por los resultados y generadores de los cambios.
Surge una nueva forma de interpretar la realidad, se pasa del individuo racional a la racionalidad comunitaria, se critica la lengua como expresión de la racionalidad y se considera como un sistema de significados. La lengua viene a ser un subproducto del intercambio humano y su viabilidad depende de la cooperación vecinal, de allí, la necesidad del trabajo en equipo. El líder aclara los procesos con los cuales es creada la realidad y sensibiliza a sus subordinados sobre la necesidad de realizar cambios organizados. El líder es una fuerza impulsora de la acción dentro de la empresa.
El caos, la incertidumbre, el orden y desorden, la ambigüedad que se respiran en la postmodernidad requieren de nuevos parámetros para reorientar a las organizaciones como los lineamientos estratégicos: misión, visión, valores, objetivos, metas, estrategias y funciones. Surge la planificación estratégica corporativa.
Se flexibilizó la rigidez de las organizaciones, surgió el modelo del liderazgo abierto y de mayor participación. El líder construye sus propias representaciones de la realidad que son compartidas y negociadas dentro de la organización de manera que el nuevo modo de vida de la empresa es el comunicacional y el de relaciones. Los recursos son las ideas y la información. Las empresas se aplanan, se destrona el estatus, se eclipsan las jerarquías, se deslegitiman los criterios de autoridad.
Liderazgo en la Transmodernidad
Es la etapa caracterizada por la globalización, la virtualidad, la telepresencia, el pensamiento único, las tecnologías de la información, la estrategia, el caos integrado, la nueva economía, Internet, la cibercultura, la sociedad del conocimiento. El sujeto recibe la información y actúa sobre ella. Hay una transformación social, aparecen las transacciones argumentativas de líneas de cuestionamiento, el pensamiento multidimensional y sistémico. Lo local se convierte en translocal. La situación mundial es un verdadero caos, lo que genera incertidumbre, confusión, perturbación, inseguridad, ambigüedad, sensación de pánico, de desorganización, de desorden, de anarquía y sensibilidad a las condiciones esenciales que son impredecibles. Esta situación ha generado un sinfín de cambios y ha hecho que emerjan nuevos  paradigmas.
Las organizaciones en la actualidad necesitan transitar en un ambiente caótico producto de la globalización y mantener su competitividad y sostenibilidad a largo plazo. El paradigma vigente es el haz de relaciones, el cual se ha visto fortalecido por la presencia de Internet y la virtualidad.
Surgen las organizaciones transcomplejas, las cuales son sistemas alejados del equilibrio, sistemas caracterizados por su inestabilidad inherente y por la presencia de fenómenos auto organizativos, sistemas en los que predominan los procesos de carácter no lineal y en los que el azar juega un papel importante en la determinación de sus futuros, futuros que son, por otra parte, imprevisibles.
Aparece la Programación Neurolingüística, la Inteligencia Emocional, el Liderazgo centrado en Principios, el Aprendizaje Organizacional de Peter Senge, la Sociedad del Conocimiento de Peter Drucker.
Se desarrollan los equipos transdisciplinarios, surge la producción de riqueza en el ciberespacio, la realidad virtual y la computación en la nube. Las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC’s) cambian las formas de organizar, distribuir, producir y evaluar conocimientos y permiten el logro de un individuo efectivo, los equipos de alto desempeño, una organización integrada, una empresa ampliada y un negocio globalizado.
No se privilegian los organigramas sino se enfatiza la flexibilidad organizacional, por lo tanto, las estructuras están diseñadas con una elevada elasticidad para el cambio. Son sistemas desmontables, aptos para integrar innovaciones. Permiten utilizar la creciente densidad de interconexión de las redes sociales, lo que facilita su acceso al mercado global.
La asertividad es un activo.  Hace que el Gerente-Líder esté bien capacitado para integrarse totalmente a cualquier equipo y liderarlo de manera efectiva, implica respeto hacia sí mismo y hacia los demás, le ayuda a comunicarse mostrando su potencial humano.
Liderazgo Motivacional y Transformacional en Organizaciones Transcomplejas
Según Romero O. (1999), el liderazgo motivacional es “la influencia que unas personas ejercen sobre otras basadas en característica personales estimuladoras del crecimiento de los demás”. La motivación del poder interior se expresa en términos de manejo eficiente de su comportamiento emocional (autocontrol) y de su desenvolvimiento en el manejo de situaciones adversas.
Por su lado, el liderazgo transformacional es una extensión del liderazgo emocional. El crecimiento personal es importante pero para que sea compartido requiere del apoyo de la organización. El líder ejerce tanto cambios positivos tanto en las personas como en la organización. Hace que se elimine la comunicación vertical y se implemente la comunicación en cualquier dirección, conformando una red donde todos los trabajadores participan. El líder transformacional es capaz de manejar la incertidumbre y convertir a la empresa en una organización inteligente, donde los trabajadores pueden expandir su aptitud para crear e innovar y donde la gente aprende a aprender en su conjunto. Los nuevos líderes deben mostrar directrices organizacionales y gerenciales innovadoras, deben generar estrategias para adaptar la organización a las situaciones de cambio, fomentar el pensamiento disruptivo con respecto al replanteo de ideas, uso de nuevas tecnologías, diseño de métodos distintos a los tradicionales. Deben elevar el nivel de desempeño, desafiar el orden establecido, proporcionar herramientas y estimular iniciativas y la innovación.
CONCLUSIÓN
Como se puede notar el estilo de liderazgo de las organizaciones está enmarcado dentro del paradigma vigente en cada uno de los enfoques.
Las organizaciones son sistemas de valores, que no solo deben generar riqueza sino atender a las responsabilidades sociales y evaluar los impactos de su actividad en la sociedad de allí la importancia de un buen líder.
Los líderes como conductores de la actividad empresarial juegan un papel muy importante en crear y mantener ventajas competitivas, en asegurar la buena gobernabilidad, en trabajar por la sostenibilidad corporativa a largo plazo y en transitar por el caos que nos ha tocado vivir y salir de él de una manera exitosa.
 
BIBLIOGRAFÍA
·        Alejo, S. (2007). Reflexiones, valoraciones y posibilidades del pensamiento complejo y el abordaje multireferencial. Educatio 4 – Primavera 2007.
·        Azocar, R. Ensayo sobre Deconstrucción de la Complejidad y la Educación desde Edgar Morin. Letralia – Tierra de Letras. Disponible: http://www.letralia.com/141/ensayo02.htm
·        Azocar, R. Pensamiento Complejo y Otros Ensayos. Caracas: Fundación Editorial el Perro y la Rana.
·        Becerra, G. (2009). El Liderazgo y su Rol en las Organizaciones Transcomplejas. Revista Visión Gerencial. Año 9, N° 1.
·        Blenko, M., Mankins, M. y otros (2010). The Decisión-Driven Organization. Harvard Business Review. June 2010. www.hbr.org
·        Castillón, S. (2008). Administración y Sabidurías. Esbozando algunos Nexos, Universidad EAFIT, N° 149, Colombia.
·        De La Garza, E. y Otros (2008). Crítica de la Razón Para-Postmoderna. Revista Latinoamericana de Estudios del Trabajo. Segunda Época. Año 13, N° 19 2008. Disponible: http://servicio.cid.uc.edu.ve.
·        Ibañez, N. y Castillo, R. (2010). Hacia una Epistemología de la Gerencia. Caracas: ORBIS. www.revistaorbis.org.ve
·        Light, Donald y Otros (1991). Sociología. Santa Fe de Bogotá: MacGraw-Hill Hispanoamericana.
·        Mendoza, H. (2008). Modernismo y Postmodernismo, hacia la construcción de un Liderazgo Antropocéntrico. Revista Venezolana de Gerencia N° 44 – Diciembre 2008.
·        Morín, E. (1996). Viva la Complejidad. EL Coreo de la UNESCO. Febrero 1996.
·        Pérez, J. y Otros. Racionalidad y control en las Organizaciones Complejas. REIS.
·        Rodríguez, R. (2004). Transmodernidad. Barcelona: Anthropos.
·        Romero, O. (1999). Crecimiento Psicológico y Motivaciones Sociales. Mérida: Royga.
·        Rosendo, C. El Caos en las Organizaciones Transcomplejas. Caso Medios de Comunicación Social.
·        Senge,  Peter y Otros (2000).La Danza del Cambio, los Retos de Sostener el Impulso en Organizaciones Abiertas al Aprendizaje. Santa Fe de Bogotá: Editorial Norma.
·        Teoría del Caos. Resumen del Grupo 5 – Aula Virtual de Teoría y Praxis de la Gerencia -
·        Whittingham, M. (2002). Aporte de la Teoría y la Praxis para la Nueva Gobernanza. Tesis Doctoral. Graduate School of Public and International Affairs. University of Pittsburgh.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada